Tomando los EQUIPOS en serio (I)

Tomando los EQUIPOS en serio (y II)

No podemos tener una cabra, llamarla “perro” y esperar que nos de la pata, que nos venga a saludar al llegar a casa, que vaya a buscar la pelota cuando se la tiremos… Por mucho que nos empeñemos en llamarle perro, seguirá comportándose como una cabra, a no ser que cambiemos su comportamiento. Pero si queremos el comportamiento y los beneficios de un perro, ¿Por qué tener una cabra?

¿Por qué hacemos lo mismo con los EQUIPOS? EQUIPO es una palabra muy usada, quizás demasiado en muchos aspectos de esta sociedad y muchas de esas veces retorcida hasta perder su significado. El vocabulario es muy importante para estar alineado y el significado que le damos a cada palabra indica mucho sobre la cultura (Tribal Leadership).

Llevo unos 15 años liderando, formando, entrenando o gestionando EQUIPOS, tanto deportivos, como en los últimos 5 años equipos de desarrollo de producto (developers, UX, QAs, Product Owners…), tanto en startups como en empresas medianas y grandes. En mi experiencia, tener claro que es un equipo y que esperamos de él es un punto importante para poder sacar el máximo beneficio.

No llamemos EQUIPO a algo que no lo es. Si queremos los beneficios de trabajar con equipos, tomemos los EQUIPOS en serio.

EQUIPO: Un grupo de personas con un objetivo común y compartido que necesitan de una interdependencia entre ellas para conseguirlo.

1. OBJETIVO COMPARTIDO. Es algo básico. Sin un objetivo común y lo que es más importante, compartido, no hay dirección en la que trabajar ni posibilidad de conseguir los resultados esperados. Parece que no hay mucho más que añadir, bueno… a priori…

¿Vuestros equipos tienen un objetivo común y compartido?¿Entienden todos lo mismo con ese objetivo? Saber y conocer todos hacia dónde tenemos que ir y además estar todos de acuerdo en que tenemos que ir hacia allí, es necesario para empezar a funcionar. Cómo lleguemos a esa alineación o a la creación de ese objetivo es otro tema interesante.

¿De verdad tenemos un objetivo y no 2 o 3 que compiten entre ellos? Tener objetivos no es sólo «terminar proyecto A y B y además hacer la mitad de C» o «conseguir ganar el campeonato y formar jugadores nuevos y además hacer que 2 jugadores suban con el primer equipo 3 veces por semana».

No digo que no se pueda conseguir todo, mi argumento es que seguramente haya algunos de estos objetivos que compitan entre ellos, en recursos, tiempo o impacto de un objetivo en otro. Por lo tanto tendremos que priorizar, ser conscientes de qué nos va a exigir y aceptar los trade-off que tendremos que tomar para conseguirlo.

Cuando tengamos que decidir sobre el tiempo o esfuerzo dedicado, el dinero invertido o un recurso limitado por el cual compiten los 2–3 objetivos ¿Sabríamos decir claramente cual dejamos atrás?

¿Teneis miembros del equipo que tienen objetivos compitiendo con el objetivo común? ¿La organización impone objetivos distintos a algunos miembros del equipo?

Que miembro1 se ponga con el proyecto A, miembro2 y miembro3 que se ponga con el proyecto B y miembro4, los siguientes 2 meses, ayudará a otro “equipo”. Se acabó el objetivo común y compartido.

Que el jugador1 y jugador2 entrenen con el equipo A porque mejorarán más, pero luego jueguen el partido con el equipo B para que tenga minutos. Estos jugadores tendrán un objetivo distinto y trabajarán para su mejora individual, pero será difícil que compartan el objetivo del equipo B o del A, simplemente por el contexto en el que la organización les ha situado.

El objetivo es la mejora individual de cada uno de los miembros. Muy loable y muy válido para equipos en formación, pero me cuesta pensar en que formen un EQUIPO sin algo en común que les una. Pero si le damos la vuelta y que esta mejora individual sea la responsabilidad conjunta de todos los miembros, entonces habremos convertido X objetivos individuales en 1 mismo objetivo común y compartido.

Cuando no podemos asegurar que todos los miembros tienen el mismo objetivo, lo comparten y lo entienden por igual, no lo llamemos EQUIPO.

Tomando los EQUIPOS en serio (y II)