Tomando los EQUIPOS en serio (y II)

Tomando los EQUIPOS en serio (I)

Nos levantamos por la mañana un sábado y nos acercamos a la panadería más cercana a comprar el pan. Nos encontramos con una cola de personas que tiene el mismo objetivo que nosotros: obtener el pan para el día de hoy. ¿Tener el mismo objetivo ya nos convierte en un equipo?

En el anterior post, comentaba la necesidad de tener un mismo objetivo compartido por todos como requisito para tener un EQUIPO. Pero esto es solamente una condición necesaria pero no suficiente.

2. Interdependencia.

Como ejemplo extra, los cajeros y cajeras de un supermercado tienen todos un objetivo común y compartido: conseguir cobrar a los clientes de la forma más eficiente, pero no tienen una dependencia fuerte entre ellos para conseguirlo, por lo que no tienen que formar un equipo, pueden realizar su trabajo sin tener en cuenta el trabajo de sus compañeros.

Esto no hace que no tengan que comunicarse o tener algún tipo de coordinación, pero no se van a ver beneficiados de la creación de un EQUIPO para lograr sus objetivos.

El paso diferencial para obtener los beneficios de un EQUIPO es cuando pasamos de la coordinación a la cooperación y de ahí a la colaboración.

Coordinación (co-ordenar). En un “equipo” de fútbol americano, el trabajo de defensa y ataque (y transición) se alternan y no hay mucha dependencia del resultado de un trabajo para el otro, (el ataque siempre tendrá que intentar ganar 10 yardas sea cual sea el resultado de la defensa) y aunque tengan el mismo objetivo de ganar el partido, tienen poco dependencia recíproca.

De ahí que las organizaciones de este deporte se dividan en EQUIPOS de ataque, defensa y EQUIPOS especiales, y muchas veces tengan dinámicas, estrategias y metodología de trabajo distintas. (Game Plans: Sports Strategies for Business, Robert W. Keidel)

Cooperación (co-operar). Un EQUIPO de una cocina de un restaurante, trabaja para sacar la comida de los comensales en cada turno. Tácticamente se organizan para poder trabajar juntos en las mismas comandas, pero para ellos la mejor forma de organizarse es operando a la vez (co-operando) sobre el mismo objetivo pero con tareas muy bien definidas para no “chocarse” ni molestarse.

Dependen unos de otros para sacar la comanda adelante, no debería salir un segundo antes que un primero, ni un primero ahora y media hora después el otro primero de la misma mesa. La ejecución tiene que ocurrir a la vez y han establecido la cooperación necesaria para sacar el mayor rendimiento y conseguir el objetivo compartido.

Colaborar (co-elaborar). En baloncesto, todos atacan, todos defienden y necesitan un paso más en su dependencia para que todo salga bien. Necesitan co-elaborar sus movimientos, estar pendientes de crear espacios, de ayudar a algún compañero, de pasar en el momento que alguien se encuentre liberado…

La propia naturaleza del contexto (baloncesto) les obliga a tener dependencias continuas y conflictos o situaciones a resolver. La mejor manera de afrontarlos es a través de la colaboración. Solventarlo de otra manera, coordinando o cooperando, puede llevarnos a tener una complejidad muy alta en nuestro sistema de trabajo que además pocas veces resolverá el problema de la manera más efectiva ni eficiente.

Este máximo exponente de la dependencia es la más complicada de obtener. Es la que más comunicación, conocimiento y energía necesita entre los miembros del equipo dado que la colaboración no evita el conflicto y la tensión, si no que lo afronta de forma constructiva.

Dos programadores haciendo pair programming, no rehuyen las tensiones que pueden surgir de estar trabajando codo con codo, las diferencias de opinión, sus diversas “manías” o las diferentes formas de ser, si no que las afrontan y las convierten en un multiplicador de los skills de ambos y construyen una solución a través de la inteligencia colectiva mucho mejor que la que se podría encontrar de manera individual. Es la que más beneficios nos ofrece en situaciones creativas y en la resolución de problemas complejos.

¿Cual es la naturaleza del contexto de vuestros equipos?¿Que dependencia necesitan resolver? Un equipo de desarrollo de producto (software) se encuentra en un contexto creativo, casi artesanal. Se ha discutido mucho y muy intensamente, y a estas alturas estamos todos de acuerdo que desarrollar un producto software dista mucho del proceso de una factoría. Necesitamos la colaboración estrecha de múltiples disciplinas para llevar un producto desde la idea hasta el usuario (UX, producto, developers, infraestructura…)

En un contexto creativo, la colaboración (co-elaboración) es lo que más beneficio nos ofrece. Es la dependencia más difícil de resolver, por lo que hay que poner mucho esfuerzo en que exista para poder cumplir el objetivo.

Quizás a otros os pase que tengáis problemas al tratar de colaborar muy intensamente y no encontréis la mejor forma de ser eficientes con respecto al objetivo. Mirad bien el contexto, puede que incluso no necesitéis ser un equipo y seáis más bien personas yendo a por el pan u os encontréis en un contexto donde la interacción no está en su naturaleza.

Un comité directivo(CEO, CTO, CFO…) teniendo el mismo objetivo, ¿necesita coordinación, cooperación o colaboración?¿y un grupo de entrenadores de un club deportivo?¿Necesitan ser un equipo?

¿Estáis tratando de buscar de mil formas cómo coordinar vuestro equipo cuando en realidad lo que necesitáis es que Co-elaboren? Cuántas veces tratamos de buscar un proceso óptimo para que Front-end y Back-end se coordinen y puedan trabajar por separado, que si mocks, contratos, que si front-end primero y luego back-end… ¿Podríamos solucionar todo este “waste” simplemente co-elaborando la misma tarea? ¿Qué impedimentos tenemos para que exista este tipo de colaboración?¿son impedimentos del propio contexto o auto-impuestos por nuestro sistema de trabajo?

Junto con el primer post, he intentado establecer lo que en mi opinión podemos considerar un equipo: Un grupo de personas con un objetivo común y compartido que necesitan de una interdependencia entre ellos para conseguirlo y aquí os dejo algunas preguntas que me suelen venir a la cabeza cuando oigo la palabra EQUIPO. ¿A qué estáis llamando EQUIPO en vuestra organización?¿Tienen un mismo objetivo y es compartido por todos los miembros?¿Necesitan de una interdependencia para poder conseguir ese objetivo? si la respuesta es NO, mejor no lo llamemos EQUIPO.

Tomando los EQUIPOS en serio (I)